Siempre pendiente de las tendencias sociales, Gillette ha sido la primera marca en participar en el “cine inmersivo”, la última moda en entretenimiento que está arrasando en Europa.

La película elegida para el debut, “Los Intocables de Eliot Ness”, parecía hecha a medida para la marca: ambientada en el Chicago de los años 30, una época en la que Gillette ya existía, y donde ir afeitado era un claro signo de distinción.

H+K España identificó la oportunidad y trabajó una estrategia basada en la integración total de la marca en la puesta en escena. Lejos de un patrocinio convencional, participamos activamente en el contenido antes, durante y después del evento para incluir los mensajes pro afeitado como parte natural de la inmersión.

Nuestra activación comenzó semanas antes del evento, con artículos publicados en el “Chicago Post” (un periódico creado especialmente para la ocasión enviado a los 800 asistentes) anunciando el declive de las barbas e ilustrados con publicidad vintage. Recomendaciones en el dresscode (“la barba no se lleva”) para no desentonar el día del evento ponían en situación al futuro espectador.

Ya en la inmersión, montamos una barbería de la época con un barbero profesional que, además de protagonizar una de las escenas, animaba a los asistentes a afeitarse en vivo, reforzando el mensaje del fin de las barbas.

Como era de esperar, numerosos medios de comunicación se hicieron eco del debut del cine inmersivo en España. Muchos de estos artículos mencionaban la puesta en escena de Gillette y sus mensajes como parte natural del evento, multiplicando así el alcance de la activation, que se tradujo en un ROI del 500%.